ZONA
DE HERRAJES
Descubre los herrajes

La cocina no es sólo el conjunto de muebles y electrodomésticos que la componen, también hay que pensar en cómo se abrirán las puertas, se deslizarán los cajones y demás acciones que requieren la participación de un herraje. La correcta elección y calidad de estos pequeños elementos interiores de nuestros muebles repercute directamente en el exterior, garantizando la durabilidad del mobiliario y la facilidad y comodidad de acceso a su interior. Unos herrajes funcionales, de avanzado diseño, alta calidad y fácil instalación son imprescindibles para que cumplan de la mejor manera su papel fundamental en la cocina:

  • Garantizan que las puertas del mobiliario están perfectamente ajustadas y las bisagras no se descuelguen.
  • Las guías apoyan a los cajones y gavetas para que soporten suficiente peso.
  • Proporcionan seguridad a las baldas gracias a los sistemas antivuelco.
  • Los cierres amortiguados evitan golpes y portazos que dañan los muebles.

En cuanto al diseño, los herrajes se adaptan al estilo del mobiliario y a nivel funcional, varían dependiendo del uso que vaya a darse a las puertas y cajones.

Bisagras

Las bisagras son herrajes que articulan las puertas y las tapas giratorias, permitiendo su apertura y cierre. Están disponibles en gran variedad de materiales y a menudo con amortiguación integrada, lo que garantiza el cierre lento y silencioso de las puertas.

Las más utilizadas para muebles de cocina son las de cazoleta, invisibles desde fuera del mueble, desmontables, regulables y de fácil cierre a partir de cierto ángulo. Además, cada vez es más habitual encontrar modelos que, con un simple click, permiten montar y desmontar la bisagra de forma sencilla y sin herramientas.

Las bisagras con sistema de empuje en apertura para puertas sin tiradores permiten abrir la puerta solo con una ligera presión.

Guías de extracción y correderas

Los diferentes sistemas de extracción total permiten una visión clara de todos los elementos de almacenamiento y son extremadamente resistentes. Esto es posible gracias a las correderas, que permiten un deslizamiento suave, homogéneo y sin transiciones apreciables en su movimiento. Dependiendo de su tipología, pueden llegar a soportar cargas de entre 35 kg y 50 kg.

Las guías telescópicas de extracción total permanecen totalmente ocultas y son capaces de soportar pesos de hasta 30 Kg. Son una opción muy eficiente para convertir muebles de extracción parcial en total. Son perfectas no sólo para cajones y gavetas, sino también para cestas extraíbles de muebles bajos, de columna y de esquina.

Los laterales altos evitan que los objetos se caigan y los protectores evitan daños en las puertas.

Amortiguaciones integradas

Los sistemas de amortiguación integrada permiten suavizar el cierre y facilitan la apertura, evitando molestos golpes que aceleran el deterioro las puertas del mobiliario. Los más comunes se encuentran integrados en las bisagras y reducen los reajustes, las holguras para tornillos y las posibles roturas.

Para cajones y gavetas las bisagras se sustituyen por correderas o guías amortiguadoras que al llegar a cierto nivel de apertura suavizan el movimiento.

Compases elevables y sistemas de alzamiento de puertas

Los amortiguadores y compases hidráulicos son perfectos para puertas abatibles o elevables de módulos altos que abren hacia arriba, ya que deben ser elementos fuertes y de calidad. El mueble se mantendrá abierto con total comodidad, combinando desplazamiento y sujeción del frente sin bisagra.

Estos herrajes están diseñados para absorber la caída brusca y el choque final en el cierre de las puertas.

Soportes de apertura manuales, push y electromecánicos

Los soportes de apertura tradicionales son manuales. Sin embargo, los sistemas push son perfectos para puertas de armarios y extraíbles sin tirador o para muebles altos.

El movimiento es suave, cómodo y silencioso y no requiere ningún esfuerzo, salvo una ligera presión en el frente.

Estos soportes de apertura también pueden ser electrónicos. Son muy adecuados para muebles altos, ya que presionando un interruptor la puerta se eleva y sólo hay que volver a pulsar para cerrarla.

También son muy prácticos para sistemas de reciclaje. Permiten mantener la máxima higiene dado que la apertura es mediante sensor en la base o mediante control remoto opcional y con iluminación integrada.

Los sistemas electromecánicos son muy recomendables además para personas con movilidad reducida y, aunque necesitan de conexión eléctrica, el consumo es reducido.

Riñones en armarios bajos de rincón

Los herrajes de cocina extraíbles especiales para muebles de rincón aprovechan al máximo la capacidad del armario y facilitan el acceso mediante baldas extraíbles o giratorias.

De su calidad dependerá su resistencia al peso y facilidad de apertura. Este punto es importante, ya que no podemos arriesgarnos a que las bandejas se doblen con el tiempo o a que la estructura se descuelgue del mueble.

Los sistemas de elevación hacen posible que el interior del armario de esquina suba hasta la encimera con sólo presionar un botón. El aprovechamiento del espacio seguirá siendo total y el acceso comodísimo.

Sistemas deslizantes para puertas

Las puertas correderas de libro y escamoteables son una excelente solución para armarios altos, ya que mantienen oculto el interior y ocupan un espacio mínimo.

Las puertas escamoteables son la mejor opción para ocultar elementos y separar ambientes en momentos puntuales. Son muy recurrentes en cocinas abiertas, ya que permiten separar las habitaciones en situaciones concretas, y también se utilizan para esconder elementos como fregadero y electrodomésticos, además de en despenseros o en la zona de la colada.

El mecanismo de estos herrajes soporta hasta 30kg por puerta y se instala en el lateral de mueble, a la vista o escondido en una doble pared, y nos permite guardar la puerta en paralelo al mueble con un movimiento asistido, amortiguado y seguro.

Sistemas antivuelco

Son imprescindibles si queremos disfrutar de nuestros muebles con total seguridad y evitando accidentes. Tan sólo hay que fijarlos a la pared con sistemas regulables que salvan el rodapié y anclajes adecuados al material de la misma.

Al comprar nuestros muebles deberemos tener en cuenta que estos sistemas de seguridad también estén presentes en cajones, baldas extraíbles e islas.

Perfiles tensores

Las puertas y traseras de los armarios altos suelen tener un gran tamaño. Dependiendo del material con el que estén hechas, del uso que les demos y su antigüedad, es posible que adopten algún tipo de curvatura o abombado que afectará notablemente a su correcto funcionamiento y a su estética.

Para evitar que esto ocurra, los fabricantes de herrajes disponen de tensores de muy fácil montaje que mantendrán dichas puertas y traseras en perfectas condiciones.

Sistemas de disposición de elementos

Estos sencillos pernos se pueden mover y enganchar en cualquier punto de la guía del modo más sencillo. Están disponibles en distintos acabados acordes con el resto de la decoración y son una opción perfecta para el almacenaje de cuchillos, botellas y hasta estantes con una estabilidad óptima garantizada.

Almacenar nuestras botellas favoritas de forma accesible, práctica y segura, deja de ser un problema cuando disponemos de cómodos sistemas que nos facilitan el trabajo aprovechando cualquier espacio y son una estupenda propuesta a la hora de decorar la cocina o de dar utilidad a pequeños huecos entre muebles.